Enter your keyword

Estudiar fuera de casa - Preutech

27

de marzo

2015

ESTUDIAR FUERA DE CASA, EL DILEMA DE SABER ESCOGER EL MEJOR LUGAR PARA VIVIR

Estudiar fuera no es fácil. Lejos del hogar paterno, muchos estudiantes deben tener la suficiente inteligencia y organización para lograr escoger la opción más segura y rentable, que les permita vivir en sus años de educación superior.

Con el inicio del año escolar, muchos estudiantes de educación superior, no sólo invierten su tiempo en tradicionales tomas de ramos, diseño de presupuesto, compra de libros, materiales, fotocopias y provisión de fondos para alimentación y traslado. Uno de los ítems que más preocupan a quienes salen de sus hogares y se trasladan a otras ciudades y regiones es saber dónde vivirán. Las opciones son pocas. Un familiar que lo cobije, una pensión, un departamento o quienes tengan más suerte y hayan previsto con antelación, la posibilidad de un hogar universitario. La opción que se escoja, debe ser analizada con mucha sapiencia, tiempo y criterio, ya que una de las peores cosas que le puede pasar a un estudiante, es estar permanentemente cambiándose de hogar. La pregunta entonces que todos se hacen es simple y concreta: ¿qué debe tenerse en cuenta a la hora de decidir si se escoge una residencia, un departamento, o una simple pieza que se arriende?

Tras la elección de la universidad, instituto o centro de formación técnica donde se cursarán los estudios, quizás sea la elección del alojamiento  la decisión más importante que el estudiante deberá tomar, ya que marcará su estilo de vida en una nueva ciudad, el día a día, los nuevos compañeros y las nuevas amistades. En definitiva, el entorno en el que el estudiante se moverá. Por ello es muy importante informarse y hacerlo con tiempo. Como es un hito prioritario en la vida de todo estudiante forastero, es muy habitual que todos piensen igual, por lo cual la “competencia” para encontrar el mejor hogar se vuelve tremendamente activa y a veces feroz.

Se sugiere que una vez que se tenga claro que se trasladará a otra ciudad, lo mejor es buscar con tiempo el mejor lugar, cotizar, ojala verlo y al encontrarlo y tener la seguridad que ése será “la nueva casa que los alojará”. Tras ello, lo mejor es reservar con meses de antelación para asegurarnos que podemos tener la certeza y tranquilidad de que cuando lleguemos a nuestro destino, estará todo listo y dispuesto para que nos podamos ubicar y trasladar sin problemas. La idea final es elegir entre todo lo que se ofrece y no entre lo que queda y nadie lo desea. No hay que olvidar que las mejores habitaciones y las mejores ofertas de alojamiento es lo primero que se arrienda.

Las opciones a barajar

Una de las opciones de alojamiento para estudiantes más solicitadas son las residencias universitarias. Una residencia es como un hotel. El alumno tiene una habitación (individual o compartida), y el lugar ofrece toda una serie de servicios como internet, limpieza, lavandería, comida (media pensión o pensión completa), biblioteca, instalaciones deportivas. Suelen estar ubicadas cerca de los campus, lo que favorece el ambiente y el entorno universitario. Sin embargo, tiene literalmente sus costos. El valor involucrado de las residencias por lo general son más altos que una habitación en un departamento compartido y obviamente que un arriendo de una pieza. También es una limitante los horarios en que se manejan estos hogares. Las residencias en general ponen límites a las visitas y horas de esparcimiento. Frente a la total libertad de horario de un departamento, estos lugares tienen normas de convivencia mutua y entre dichas normas están los horarios y en muchas ocasiones, restricciones de visitas. Las residencias universitarias suelen ser la opción más elegida por los estudiantes el primer año, ya que facilita el conocer gente y hacer nuevas amistades.

Otra de las alternativas más comunes, es la opción de compartir un departamento. Esta posibilidad, como se ha descrito con antelación, es muy atractiva frente a la residencia universitaria, principalmente por dos motivos: es más barato que una residencia y no hay límites de horario. Muchos estudiantes deciden vivir en un departamento compartido después de pasar el primer año en una residencia universitaria. De esta manera ya han conocido gente, eligen sus compañeros de departamento y juntos se cambian. La parte negativa o menos atractiva de esta opción compartida es que conlleva una mayor carga de compromiso y responsabilidad para todos. Hay que organizar limpieza de zonas comunes, compras y limpieza y convivir, y muchas veces la convivencia no siempre es fácil. Hoy existen en el mercado muchas empresas que gestionan el alquiler de habitaciones en departamentos compartidos. Al estar enfocados a estudiantes ofrecen distintas soluciones como algunos que incluyen la limpieza de las zonas comunes, proporcionan las sábanas y toallas o internet, eso sí, obviamente bajo un costo que a veces podría encarecer el presupuesto que se estaría ahorrando al dejar un hogar universitario.

Tener tiempo, presupuesto e inteligencia para saber escoger el mejor lugar, es la mejor alternativa para poder optar por el lugar ideal para vivir la época de la educación superior fuera de nuestra casa familiar. PREUTECH quiere compartir contigo estos pequeños consejos que pueden ayudarte a tener el mejor inicio de año, conociendo todas las variables involucradas en lo que significa la búsqueda del “segundo hogar”.

  • Registrarse
¿Perdiste tu contraseña? Por favor, introduce tu nombre de usuario o correo electrónico. Recibirás un enlace para crear una contraseña nueva por correo electrónico.