Enter your keyword

4

de diciembre

2014

¿EXISTE VIDA DESPUÉS DE LA PSU? PREUTECH TE ENSEÑA QUE SÍ LA HAY

Tras meses de dura trabajo, tras la prueba llega una suerte de vacío que muchos no saben con qué llenar.

Tras muchos meses de preparación, miles de facsímiles realizados, mucho tiempo invertido, y toda la tensión del mundo, quienes acaban de rendir la PSU se preguntan una y otra vez… ¿y qué hago ahora? Para muchos, lo que se vivió entre lunes y martes de esta semana, fue finalmente la ansiada liberación y la sensación de haberse sacado un peso de encima. Para otros, en cambio, empieza un segundo tiempo de un partido que ahora se centrará en preparar los nervios para saber cómo les fue y si quedarán aceptados en su carrera preferida.

A estas alturas, sin duda todos están con las energías más que bajas. Ha sido un año duro y complicado, que finalmente, en lo que a preparación para este examen significa, terminó con la prueba dada recientemente. Ya no hay vuelta atrás. Si estamos seguros de nuestras capacidades y si nos hemos preparado bien, no hay nada que temer. Distinto es el caso de quienes a última hora entendieron que esto no es un juego y que aquí no sólo se hipoteca su futuro académico, sino también el de todo un núcleo familiar que vivieron este proceso con tanto nervios y ansias como ellos.

El descanso del guerrero

Para quienes hicieron bien la pega, estos días son sin duda de relajo. La playa, el campo o unas mini vacaciones en la propia casa, son el mejor regalo para quienes saben que el estar bien preparados, es la mejor arma para superar esta crucial prueba. Es en estos momentos cuando los expertos apelan a la familia para que -tal como lo hacían en la antigüedad con los guerreros que volvían de los combates- quienes se sacaron la mugre estudiando sean los protagonistas de todos los halagos posibles. Lo mejor es hacer sentir bien a quién literalmente se rompió las pestañas estudiando y entrenando para dar lo mejor de sí en la PSU. Ricas comidas, un buen regalo para la Pascua, regaloneos de las parejas y entregarse a la cultura del ocio, son sugeridos como el paso natural para olvidarse de la tensión y esperar tranquilos las buenas noticias. La idea central, es olvidarse, pasarlo bien con los amigos, la familia, sacar al perro a pasear y despejar la cabeza a como de lugar. Ya vendrán después nuevamente las obligaciones, cuando sepamos que quedamos en lo que deseamos y debamos ver la vida de otra forma. Esta vez como estudiantes de enseñanza superior.

No debemos negarnos una nueva oportunidad

Para quienes en cambio, saben o sienten que les fue mal, el panorama no debe ser tan trágico como se deslumbra. Si bien para muchos esta era la gran oportunidad, por diversas razones puede que nos vaya mal y no hagamos el mejor de los papeles en esta prueba. Muchas veces nos vamos a caer en la vida y esta puede que sea uno de estos tropiezos. Pero no significa por ningún motivo el fin.

Una vez que tengamos la certeza que el puntaje no fue el esperado, lejos de sentirse frustrados o percibir que no servimos para nada, lo mejor que podemos hacer es evaluar dónde y porqué fallamos. Si fueron los nervios los que culpables, en futuras pruebas esto nos servirá de lección y así saber dominarnos a nosotros mismos. Si en cambio, la razón de un mal puntaje fue simplemente porque no estudiamos o no lo hicimos en forma suficiente, al menos sabemos que debemos cambiar dicha postura y generar una nueva actitud proactiva y madura frente a futuros exámenes, que por lo demás ya sabemos cómo son. Lo peor que podemos cometer, es negarnos una nueva posibilidad de probarnos a nosotros mismos hasta donde podemos llegar. En nosotros está cambiar ese destino.

En PREUTECH siempre estaremos listos para ayudarte y entregarte no sólo los mejores conocimientos, sino también grandes consejos para tu futura vida. Acércate a nosotros y permítenos ser tu mejor amigo.

  • Registrarse
¿Perdiste tu contraseña? Por favor, introduce tu nombre de usuario o correo electrónico. Recibirás un enlace para crear una contraseña nueva por correo electrónico.